Site Loader


Samsung Galaxy

Puede que Android sea la plataforma móvil más usada en todo el mundo, pero no es la más adecuada para cargos de gran responsabilidad, y si no que se lo digan a Trump. En el día de la inauguración, el nuevo presidente de Estados Unidos ha tenido que deshacerse del smartphone que hasta ahora venía usando, un Samsung Galaxy, y a partir de ahora tendrá que conformarse con un dispositivo encriptado mucho más capado.

Era una de las preocupaciones durante la campaña a la presidencia, y es que el entonces candidato era muy accesible, respondiendo al llamadas de periodistas y otros políticos incluso aunque no conociera el número, eso por no hablar de su soltura a la hora de escribir tweets. Aunque no hay detalles concretos sobre el terminal que usará (Obama usó Blackberry y más tarde iPhone), lo que está claro es que Android, al menos en su versión «comercial», no es un sistema lo suficientemente sólido para las altas esferas.

Los expertos ya lo advertían

La presencia de Trump en redes sociales fue clave en su campaña electoral, pero al mismo tiempo suponía una preocupación a nivel de seguridad. En noviembre, The Telegraph publicó información sobre un análisis realizado sobre la actividad del ahora presidente en distintas redes que concluyó que, aunque algunos de los tweets publicados por Trump provenían de un iPhone, su principal dispositivo era un Android, concretamente un Samsung Galaxy (el modelo se desconoce).

Los expertos advirtieron que el móvil de Trump podría ser fácilmente hackeado y sus comunicaciones intervenidas, incluyendo su ubicación, acceso a la cámara o el micrófono. Es un peligro al que todos estamos expuestos, pero evidentemente las consecuencias serían mucho más graves al tratarse de cargos públicos de este nivel.

Donald Trump

Martin Alderson, co-fundador de la empresa de seguridad móvil Codified Security, advertía en noviembre que «Trump va a descubrir que no hay posibilidad de seguir usando su móvil de la misma forma que lo hace cualquier otro ciudadano americano. La cantidad de vulnerabilidades críticas en Android, como Stagefright, TowelRoot y QuadRooter evidencian que usar Android supone un elevado riesgo para alguien en su posición».

Aunque Trump era reacio a la idea de deshacerse de su Android ante la posibilidad de quedar mucho más aislado del mundo, parece que finalmente no le ha quedado más opción que dar su brazo a torcer.

No sólo es cosa de Android

Es cierto que Android suele ser objeto de malware y vulnerabilidades varias, pero en este caso otras plataformas no se libran. El problema no es la plataforma en sí misma, el problema para un cargo del nivel del presidente de los Estados Unidos es el hecho de usar un móvil básico, sin modificar.

Obama consiguió conservar su BlackBerry cuando entró en la Casa Blanca en 2008, pero tuvo que seguir una serie de reglas muy estrictas. El dispositivo recibió una serie de medidas de seguridad adicionales, es decir, que no era una BlackBerry normal, era una BlackBerry modificada. Además, sólo podía comunicarse con un círculo muy reducido, tanto vía llamada como por correo.

A mediados de este mismo año Obama confirmó que finalmente había abandonado su BlackBerry en favor de un iPhone, pero de nuevo era un dispositivo limitado. Muy limitado.

El ex-presidente bromeó en el programa de Jimmy Fallon con que su nuevo móvil no podía hacer fotos, tampoco le permitía enviar mensajes o reproducir música, ni siquiera podía hacer llamadas. En este sentido, no parece que ninguna plataforma sea lo suficientemente segura para el presidente de los Estados Unidos.

De momento no hay detalles acerca del dispositivo que ha recibido Donald Trump al convertirse en presidente, pero conociendo su aversión por Apple no descartamos que consiga un terminal basado en Android (de hecho, la Casa Blanca probó algunos modelos con Android en 2014). Algunos de los terminales más seguros como el Blackphone de Silent Circle están basados en Android, aunque poco tienen de la plataforma tal y como la conocemos.

Eso sí, Obama tenía en su poder uno de los pocos dispositivos con acceso a la cuenta oficial de Twitter del presidente (@POTUS), algo que seguro gustará al nuevo presidente. Sin embargo, según AP, «Obama rara vez pulsaba en ‘enviar’ un tweet él mismo y nunca sin haberse coordinado antes con su equipo». Parece que Trump va a tener bastantes obstáculos para mantener su actividad en redes sociales.

Vía | The Verge
En Xataka | Donald Trump se estrena como presidente de EE.UU., y el smartphone que usará es un misterio
Imagen | Pexels


La noticia

Trump se queda sin su Samsung Galaxy: Android no es bastante seguro para el presidente pero, ¿lo son otros sistemas?

fue publicada originalmente en

Xataka Android

por
Amparo Babiloni

.





LINK ORIGINAL

Post Author: cHALo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.