Site Loader



«He perdido todo». Don Pablo, quien ha vivido los últimos 36 años en la devastada Santa Olga, relató a Cooperativa que perdió su acordeón, su guitarra y su biblia. «Ahora no tengo nada, eso es lo que más me duele», contó.



LINK DE LA NOTICIA ORIGINAL

Post Author: Gonzalo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *