Una nueva teoría revela un secreto de Júpiter que no conocíamos


El 5 de julio de 2016, la sonda espacial Juno de la NASA llegó a Júpiter. Su propósito era estudiar con más detalle al gigante gaseoso, por lo que ingresó a su atmósfera. Estando en el planeta y analizando con detalle sus alrededores, descubrió lo que podría ser uno de los mayores secretos de este lugar. Al parecer, Júpiter habría sido golpeado por otro planeta gigantesco hace millones de años.

Para entender el hecho, hay que recordar cómo es Júpiter. A diferencia de los planetas rocosos como el nuestro, donde hay muchas capas que separan al núcleo de la superficie, este es un planeta gaseoso. Desde hace mucho se pensó que al igual que otros de su tipo, Júpiter tendría un núcleo sólido rodeado inmediatamente de gas hasta la superficie. Sin embargo, esto está muy alejado de la realidad.

Lo que vio Juno fue algo completamente distinto de lo que se esperaba. El núcleo del planeta no se encontraba completamente separado del gas ni era tan denso. En vez de ello, era de mayor tamaño y estaba un poco más “difuso”. Es decir, trozos de metales pesados flotando en la atmósfera. De esta forma, el núcleo termina alcanzando hasta la mitad del radio total.

El hecho generó confusión, pues no se sabía cómo Júpiter tiene un núcleo tan irregular. Así fue hasta hace poco cuando un grupo de la universidad de Sun Yat-sen en China propusieron una teoría. Según su documento publicado en Nature, su forma se debe a un colosal impacto.

Juno

Un núcleo inesperado

Primero, pensar en que ese núcleo se haya creado naturalmente no tiene cabida alguna. Para que así fuera, habría sido necesario que de 10 a 20 masas de la Tierra en metales pesados se hubieran unido al planeta después de formarse el núcleo y al menos la mitad de su atmósfera. Formada completamente su atmósfera habría evitado que otras partículas de polvo entraran al planeta.

Así que la teoría de los investigadores apunta más a un efecto causado por otro cuerpo. Según ellos, un objeto de la masa anteriormente mencionada chocó con Júpiter hace 4.500 millones de años. Es decir, un planeta del tamaño de Urano.

También señalaron que para que el núcleo volviera a unirse sería necesario mucho más tiempo. Básicamente, la misma edad que tiene actualmente el sistema solar.

Júpiter





LINK ORIGINAL