Site Loader


En noviembre de 2002 Google ganaba, literalmente, dos mil veces menos que ahora. Sirva este ejemplo para ilustrar lo diferente que era todo en la red. Prácticamente nadie pagaba por ningún servicio online en una época en la que Internet no era ubicuo como ahora, sino que se acotaba a un punto concreto del hogar, y ni siquiera durante todo el día. Casi dos décadas después, Google es un imperio, Internet es algo que llevamos a todas horas en el bolsillo y ya estamos acostumbrados a pagar online: Spotify, Netflix, HBO, Google Drive, Microsoft 365…

Y hoy, como en noviembre de 2002, El País está en el principio del que quiere que sea su nuevo camino: conseguir que sus lectores, habituados al «todo gratis» del periodismo online, empiecen a pagar por acceder a su web. 10 euros al mes con un modelo de muro poroso: un tope de diez artículos mensuales que pueden ser leídos de forma gratuita antes de que la web indique el camino para pasar por caja. Claro que esperan que todo acabe mucho mejor que como acabó en el año de la entrada del euro.


Otros tiempos

Mario Tascon


Post Author: Gonzalo