Site Loader


Las tecnologías inalámbricas prometían hace unos años evitar el uso de cables para muchos escenarios diarios, pero lo cierto es que nada puede sustituir de momento un buen cable si quieres obtener las mejores prestaciones. Eso hace que al final nos encontremos con marañas de cables que «ensucian» oficinas, habitaciones y centros de datos. Es aquí donde entra el alucinante fenómeno del cableporn.

Esta singular ramificación de la pornografía es especialmente friqui, y hace que esas marañas de cables se conviertan en pequeñas obras de arte de la gestión de cables. Bien alineados y organizados estos grupos de cables demuestran que esas oficinas, esas habitaciones y sobre todo esos centros de datos pueden ser dignos de ser fotografiados como monumentos al orden y al colorido. Como suele decirse, una imagen vale más que mil palabras.



Post Author: Gonzalo