Site Loader


Hace poco veíamos como Spot, el conocido robot de Boston Dynamics, se paseaba por los parques de Singapur en pro de que se guardase la distancia de seguridad para evitar contagios de coronavirus. No es ni mucho menos la única ayuda tecnológica que se está empleando en este sentido, y ahora Motorola ha ideado una cámara para vigilar que se cumplan las normas de seguridad por el COVID-19.

Es una idea que se centra en la reapertura de establecimientos que se está dando en las regiones con mejor tasa de recuperados y servicios médicos disponibles (entre otros datos), buscando que tanto clientes como empleados cumplan con el distanciamiento social y el uso de mascarillas en los locales. De este modo, es una cámara «chivata» que avisa a los centros de control si se vulnera alguno de esos requisitos de seguridad.


Avisos a tiempo real a los propietarios

Cuando los países más rezagados empezábamos con las medidas de confinamiento y restricción de movimiento, vimos que uno de los recursos tecnológicos más habituales para la vigilancia de la extensión de la pandemia era la puesta en marcha de aplicaciones para los móviles basadas en los servicios de localización (lo que reabría el debate entre la seguridad y la privacidad). En este caso Motorola afirma «comprometerse al uso responsable de los datos, así como de los derechos individuales de privacidad».


Post Author: Gonzalo