Site Loader

El despliegue del 5G, las estelas que dejan los aviones en el cielo, Avril Lavigne o las creencias de que la Tierra no es esférica, sino plana, son algunas de las bases que sustentan las teorías de la conspiración más populares en los últimos años. La pandemia provocada por el coronavirus es probablemente el mayor suceso de nuestra era y no se queda atrás a la hora de suscitar la creación de historias sobre su origen, pese a que no tengan ningún tipo de respaldo científico: desde su nacimiento como arma biológica con la que Estados Unidos planeaba atacar a China hasta el control mundial por parte de Bill Gates y gracias a la llegada del 5G.

La historia tiende a repetirse, y en este caso, nada guarda tanto parecido con estas conspiranoias como las que brotaron con la aparición del VIH a principios de los años ochenta. La rapidez de la era de las redes sociales y la prensa digital hace que los escándalos del presente sean los recuerdos vagos del futuro, pero siempre queda hueco para revisar la hemeroteca y ver qué se decía en aquel entonces sobre el origen del VIH, e incluso lo que decían sus negacionistas.




Revisa la fuente original

Post Author: Gonzalo