Site Loader

El famoso triángulo de exposición nos servirá simple y llanamente para conseguir una exposición correcta de nuestras fotografías. Al combinar de forma equilibrada el diafragma, el tiempo de obturación y la sensibilidad lograremos una imagen perfecta desde el punto de vista técnico. Forma parte del ABC fotográfico desde tiempo inmemorial, pero conviene revisarlo porque en el mundo digital han cambiado, y mucho, esta regla básica.


Si recuerdas, por ejemplo, los Juegos Olímpicos de Barcelona y eres fotógrafo, seguro que te sabes de memoria el triángulo de exposición de tanto que lo leíste en el mítico libro de Langford o te lo repitieron en las clases de la escuela o del centro cultural.

A pesar de la irrupción de la fotografía digital y sus adelantos se sigue explicando con pelos y señales, y con el ejemplo del vaso lleno de agua. Ya no es fundamental conocerlo, pero es una buena herramienta que tenemos para saber qué es lo que pasa cuando apretamos el disparador.

TRiángulo de exposición

Revisa la fuente original del articulo

Post Author: Gonzalo