Site Loader

Estamos en marzo de 2022 y millones de niños siguen teniendo que llevar la mascarilla en las escuelas pese a la oposición (más o menos cautelosas) de familias, pediatras y docentes. Lo llamativo es que, mientras todos coinciden en el impacto que ha tenido el uso de mascarillas para los pequeños, nadie puede aportar datos reales sobre la efectividad de la medida. Es decir, más allá del sentido común, ¿realmente la mascarilla frena la incidencia y la transmisión del virus en los colegios?


Terrenos difíciles de investigar. Cuando se habla de la intersección entre la salud y la educación de los niños, realizar experimentos es muy delicado. No se puede coger al azar a un número determinado de niños, clases o colegios y quitarles las mascarillas para ver qué pasa con ellos. En estos entornos, al obligación de la administración es ser lo más prudente posible y eso, precisamente, es lo que ha limitado nuestro conocimiento sobre la efectividad de la mascarilla en ese ámbito.

Revisa la fuente original del articulo

Post Author: Gonzalo