Site Loader

El pasado 20 de enero, la OCU confirmó lo que ya todos habíamos notado en nuestros bolsillos: la gasolina estaba un 24,2% más cara que hace un año. Entre el 11 de enero de 2021 y el 11 de enero de 2022, el precio del gasóleo se había encarecido un 25,8%. Entonces, el precio medio de la gasolina era de 1,489 euros/litro y el del diésel 1,367 euros/litro.


Casi dos meses después miramos con nostalgia aquellos precios. En su último informe, la Comisión Europea elevó los precios de la gasolina y el diésel a 1,609 y a 1,497 euros/litro, respectivamente. Es decir, la gasolina se ha encarecido otro 8% desde el registro de enero y el diésel un 9,51%. Llenar un depósito de 50 litros de gasolina 95 ya cuesta 80,45 euros (15,8 euros más que hace justo un año) y 74,85 euros en el caso del diésel (16,2 euros más).

Pero estos datos empalidecen ante las fotos de algunas estaciones de servicio con la gasolina superando los dos euros por litro. Y los últimos movimientos que pretenden asfixiar a Rusia económicamente no parecen que vayan a mejorar la situación a corto plazo. Estados Unidos y Reino Unido ya han confirmado que no comprarán petróleo ruso. Europa, sin embargo, no se lo puede permitir.

https://platform.twitter.com/widgets.js

El precio de la libertad

Tras días de rumores y con demócratas y republicanos apoyando la medida, Joe Biden anunció ayer que Estados Unidos dejará de importar petróleo ruso. «Defender la libertad tiene un coste, también para nosotros», señaló en el discurso en el que anunció la nueva medida. Para Estados Unidos, el petróleo ruso representa el 8% de las importaciones de este producto y la prohibición llega en un momento en el que el precio medio supera ligeramente el euro por litro, cifras que no se alcanzaban desde 2008.

Para Reino Unido, la gasolina rusa representa también el 8% de la utilizada en el país (las cifras de petróleo son ligeramente superiores). «No puedes simplemente cortar de la noche a la mañana el suministro de gas o de petróleo procedente de Rusia», señaló Boris Johnson, por lo que las restricciones avanzarán progresivamente a lo largo del año y no será hasta finales de 2022 cuando Reino Unido se plantea prohibir la compra total de este combustible a Rusia.

Desde entonces, las voces en contra de limitar la compra de petróleo y gasolina a Rusia en Europa se han sucedido. El propio Biden reconoció que Europa podía «no estar en una posición de sumarse» al veto. Una situación que ha confirmado Olaf Scholz, canciller alemán, quien confirmó que Alemania no tomaría parte en estas medidas y que «en este momento no es posible otra manera de suministrar energía a Europa para la generación de calefacción, movilidad y electricidad para la industria».

{«videoId»:»x884i9n»,»autoplay»:false,»title»:»POR QUÉ EL PRECIO DEL PETRÓLEO ESTÁ TAN ALTO EL OSCURO FUTURO del FRACKING»}

De momento, se calcula que 2 millones diarios de barriles de crudo ruso no encuentran comprador por las sanciones Europeas pero son cifras muy lejanas de los 4,5 millones diarios de barriles que Europa compra a Rusia. Estados Unidos, por su parte, hacía una compra hasta ahora de unos 700.000 barriles diarios. Y, a pesar de todo, este movimiento le ha llevado, incluso, a tender puentes con Venezuela.

“Vamos a ver aumentos de precios de la gasolina en Estados Unidos, y en Europa contemplarán subidas drásticas, pero ese es el precio que tiene ponerse del lado de la libertad y al lado del pueblo ucranio”, resumía Chris Coons, senador demócrata, a la CNN.

La dependencia europea de Rusia

A las palabras de unos y de otros les ha seguido un nuevo aumento en los precios del Barril de Brent, el índice de referencia. La gasolina ya está más cara que nunca, a pesar de que el Barril de Brent sigue por debajo de su máximo histórico. Pero con este nuevo crecimiento, el índice ha alcanzado hoy los 131,64 euros por barril. Dos días atrás, el precio máximo se situó en 139,13 euros. Quienes apuntaban a una subida hasta los 150 euros por barril no parece que vayan a equivocarse.

Pero en Bloomberg ya recogen que aumenta el número de apostantes a un precio de 200 dólares por barril a final de mes en el mercado de futuros. ¿Por qué? Tan sencillo como que Europa no tiene una alternativa clara al petróleo ruso. Con Estados Unidos y Reino Unido fuera del mercado, la presión por hacerse con los barriles Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos aumentará, pues ambos países ya han avisado de que no aumentarán sus previsiones de producción. Es decir, habrá más compradores para hacerse con menos barriles en el mercado.

Zakaria Zayane Le H0l4vocw Unsplash 1

Revisa la fuente original del articulo

Post Author: Gonzalo