Site Loader

Ante el auge de contagios, China ha decidido imponer un ‘lockdown’ de una semana en Shenzhen, una de las capitales mundiales de la electrónica. Un cierre que afecta directamente a decenas de fábricas, algunas de ellas tan importantes como la de Foxconn, proveedor de fabricantes como Apple, Volkswagen o Toyota. Si hace justo un mes desde Foxconn eran optimistas y anticiparon el final de la escasez global de chips, la Covid-19 vuelve a preocupar a toda la industria tecnológica.

Foxconn se detiene y afecta directamente a Apple. «Las operaciones de Foxconn en Shenzhen han sido suspendidas desde el pasado 14 de marzo, siguiendo la política local frente a la Covid-19», explican desde Foxconn en un comunicado. Foxconn es el mayor proveedor de Apple y ensamblador de iPhones, iPads y Macs.

Afortunadamente, no toda la producción de Foxconn en China está en Shenzhen. El 50% se produce en la provincia de Henan. Gracias a esto, desde Foxconn aseguran que van a «diversificar su producción para minimizar el impacto potencial».

Revisa la fuente original del articulo

Post Author: Gonzalo